Terapia de Integración Sensorial

 

Terapia Ocupacional Pediátrica

 

La Terapia Ocupacional Pediátrica encarga de la prevención, diagnóstico funcional y tratamiento en las diferentes áreas vitales de los niños que presentan dificultades en su día a día.

El juego es la principal ocupación de los niños, (correr, saltar, ir al parque, ir en bicicleta ...) a través de la cual aprenden las habilidades básicas que les permite dar respuestas adaptadas a cada situación: la escuela (escribir, leer, dibujar, recortar, hacer los deberes ...), las relaciones con los amigos y la familia y, participar en todas las tareas cotidianas (vestirse, comer, ducharse, preparar la mochila ...)

Para que un niño desarrolle una tarea de manera funcional (ponerse los zapatos, abrocharse los cordones, la cremallera, comida, peinarse ...) existen unas habilidades primarias y necesarias que trabajamos a través del juego, de lo que la actividad es significativa para él.

El Terapeuta Ocupacional se encarga de incrementar la función independiente y mejorar su desarrollo, teniendo en cuenta las características individuales de cada niño.

 

Terapia de Integración Sensorial

 

Es el proceso neurológico a partir del cual el niño percibe, organiza e interpreta la información que se recibe del mundo exterior y del propio cuerpo para responder de una manera adecuada (dar una respuesta adaptativa)

 

Cuando hay una disfunción en la integración sensorial del niño no puede interpretar correctamente los estímulos sensoriales que le llegan ya menudo vemos que la reacción es inadecuada: o una respuesta desmedida o ausencia de respuesta ante el estímulo.

 

En las sesiones terapéuticas ofrecemos estímulos propioceptivos, vestibulares, táctiles, visuales y auditivos, se realizan a través de la estimulación y, sobre todo la motivación intrínseca de cada niño. Buscamos en el juego que el niño dé una respuestas adaptadas así, facilitamos al niño una mejor integración de los estímulos sensoriales, un funcionamiento neurológico y un desarrollo más maduro y óptimo para construir una base sobre la que el niño creará nuevas habilidades en todas las áreas del su desarrollo.

 

 

 

Nos ayuda a:

 

- Mejorar la capacidad de atención (filtrar los estímulos innecesarios)

- Mejorar el control del cuerpo (necesidad de moverse)

- Mejorar la coordinación óculo-manual y la coordinación motriz en general

- Mejor control de la fuerza

- Aumento del tono muscular

- Incremento del lenguaje

- Mejorar la autoestima (disminuir los problemas conductuales)

Asociación de Musicoterapia y Psicoterapias

para el tratamiento Integral de la Familia*